Reitera alumna del PICS el impacto que tiene el conflicto socioambiental del Río Sonora

14 de Marzo de 2018
El conflicto del Río Sonora, que no se resuelve desde hace casi cuatro años, tiene que ver con el grave tema socioambiental y su impacto desde una perspectiva de género, afirmó Gabriela Noriega Valencia, estudiante del doctorado en el Programa Integral de Ciencias Sociales (PICS) de la Universidad de Sonora. Al impartir la conferencia Contaminación, Medio Ambiente y Género, indicó la forma en cómo ha impactado a los pobladores de la región ese tipo de conflicto, tanto a hombres como mujeres, de manera diferenciada. En su intervención en el auditorio del Departamento de Sociología y Administración Pública, señaló que ese grave problema trasciende a partir de que una actividad industrial explota un bien común que le es propio a sus pobladores. Noriega Valencia hizo ver la importancia de realizar investigación desde la perspectiva de género hacia este tipo de problemas que cada vez se incrementa en el país, indicando que hasta el 2016 se tenían 420 conflictos socioambientales. Las causas, mencionó, son la extracción minera, petróleo, gas, carbono y uranio, proyectos megaturísticos y de infraestructura hídrica y termoeléctrica, parques eólicos, una urbanización desbocada e incluso cultivos transgénicos. Asimismo, mencionó otros como la contaminación por residuos tóxicos derivados de la actividad industrial, extracción de manera desmedida, destrucción de bosques, selvas y matorrales, y las nuevas regulaciones para la gestión de áreas naturales protegidas en México. La estudiante del PICS afirmó que ese fenómeno no es exclusivo de México, sino que se da cada vez más derivado de un capitalismo salvaje y gansteril que explota el ambiente por la ganancia misma, sin considerar a las personas que lo habitan. Criticó de manera abierta el hecho de que a esas regiones –como el Río Sonora– lleguen las compañías trasnacionales con respaldo de las políticas nacionales para apropiarse de los recursos que le son propios a sus habitantes. Aquí, dijo, se habla de cómo se impacta la riqueza de su subsuelo, la explotación de grandes cantidades de agua y de sus recursos minerales, donde no solamente se afecta a campesinos y ejidatarios, sino también a los grupos indígenas. "Por fortuna, ya se observa una toma de conciencia entre sus pobladores y, en consecuencia, ofrecen diversas formas de resistencia", añadió. Mencionó que en el país se tiene una mayor resistencia de hombres y mujeres en Chiapas, Oaxaca, Hidalgo y San Luis Potosí, entidades que viven una situación de mucha más vulnerabilidad de la que tenemos en Sonora. Por ello calificó de necesario concientizar y acercar a los jóvenes universitarios a este tipo de fenómenos sociales para que "no sólo los vean como notas periodísticas aisladas, sino que entiendan que esto va mucho más allá de eso", subrayó. (JAR)
 

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN